26/06/2017 Bilingüismos y neurociencia

Bilingüismos y neurociencia

Por: Lourdes Ballesteros Martín  | 26 de junio de 2017.

El pasado 31 de mayo y 1, 2 y 3 de junio, se celebró el II Congreso Internacional y VII Congreso Nacional de Dificultades de Enseñanza y Aprendizaje con el tema “Neurociencia, escuela, familia y sociedad”.  Muchos de los profesores del Colegio, comprometidos con su formación y mejora continua de su práctica docente, asistieron a las conferencias y cursos.

Entre las presentaciones, destacaré la de Roberta Barabás que abordó “El bilingüismo en la perspectiva de la neurociencia. El cerebro aprendiendo una nueva lengua”. Roberta comenzó su intervención haciendo referencia a los estudios realizados por el francés Paul Broca, a mediados del siglo XIX, sobre cerebro y adquisición de lenguas. Este estudioso fue uno de los primeros en identificar la conexión entre un área particular del cerebro y el procesamiento del lenguaje. Esta área, situada en el lóbulo central izquierdo, se conoce con el nombre de área de Broca. Unos años después, el alemán Carl Wernicke identificó la parte posterior del hemisferio izquierdo como el lugar donde se recogen las imágenes o la representación auditiva de las palabras. Esta área también lleva el nombre de su descubridor: área de Wernicke.

¿Cómo se representa la L1 y L2 en el cerebro?

En la actualidad, se distingue entre bilingües tardíos y bilingües precoces.

Los bilingües tardíos son aquellas personas que han adquirido una segunda lengua a partir de los 5 años. Estas personas tienen áreas de activación distintas para L1 y L2 en el área de Broca. Esta separación anatómica de gramática y fonología/fonética puede justificar la dificultad de algunas personas, que aprenden una segunda lengua tardíamente, a articular ciertos sonidos que no existen en su lengua materna.

Los bilingües precoces son aquellos que han adquirido una segunda lengua antes de los 5 años de edad. Estos hablantes tienen las mismas áreas de activación para la L1 y L2 en el área de Broca. Por consiguiente, sus mapas de gramática y fonología/fonética se encuentran en la misma región del cerebro.

La mejor manera de comprobar cómo están representadas la L1 y L2 en el cerebro es examinar las representaciones de las dos lenguas en pacientes que sufrieron alguna lesión en el cerebro o perdieron una o ambas lenguas.  

¿Todo el mundo puede ser fluente en una segunda lengua?

La respuesta es SÍ. La edad no es un factor determinante para adquirir una buena competencia lingüística en una segunda lengua. El uso habitual de la L2 es el principal factor para el dominio de una lengua.

Beneficios del bilingüismo

Entre los muchos beneficios que se asocian al bilingüismo, destacaré:

  1. El crecimiento neuronal y las nuevas conexiones entre las neuronas que surgen gracias a la adquisición de una segunda lengua.
  2. La mejora de las funciones cerebrales. Se dice que aprender una segunda lengua es como hacer gimnasia cerebral: mejora la flexibilidad mental, el desempeño en la ejecución de tareas alternativas y contribuye al control inhibitorio.
  3. Los bilingües fluentes interactúan naturalmente entre las dos lenguas. Seleccionan inconscientemente la lengua más apropiada a la situación de comunicación y pueden alternar las dos lenguas selectivamente para expresarse mejor.
  4. Además de mejorar el control ejecutivo, el bilingüismo puede servir para retardar el envejecimiento, aumentar la reserva cognitiva y retrasar el surgimiento de demencias o patologías.

Escuela internacional versus escuela bilingüe

Muchas veces los padres se preguntan qué escuela es más beneficiosa para su hijo. La respuesta varía teniendo en cuenta las necesidades de cada familia pero siempre es bueno tener claro las diferencias entre estos dos tipos de propuestas pedagógicas.

Una escuela internacional está habilitada para enseñar el currículo de otro país. Esto permite que los estudiantes puedan ser admitidos en universidades extranjeras con más facilidad.

Las escuelas bilingües, como el Colegio Miguel de Cervantes, usan como mínimo dos lenguas diferentes para enseñar disciplinas tradicionales e integran el currículo nacional con un complemento del currículo internacional. En nuestro colegio, los alumnos cursan ciencias y matemáticas en español y además estudian lengua, literatura, geografía, historia y cultura españolas. Gracias a este currículo integrado y bilingüe, todos los alumnos del Colegio obtienen los títulos del Ministerio de Educación de Brasil y de España.

Por último, en el Colegio Miguel de Cervantes existe un equilibrio entre la exposición de la lengua portuguesa y la lengua española y un especial cuidado en introducir la L2 con naturalidad y sin presión. De esta forma, aseguramos la adquisición correcta de las dos lenguas y el desarrollo de valores relacionados con la filosofía de la escuela.